Crónicas desde Cracovia (4)


Resulta imposible para el que os escribe no emocionarse, en esta ocasión especialmente, al transcribir las palabras que llegan desde Polonia. Nuestro grupo ha asistido a la eucaristía con la que se clausura la JMJ de 2016 y ha podido orar y dar gracias ante la Virgen negra de Chestokova tal y como muchos del los que nos leéis hicimos el año 1991 cuando San Juan Pablo II nos convocó en ese mismo lugar para alentarnos a no tener miedo a ser cristianos.

Podéis dejar  vuestros comentarios y ánimos al grupo al final de la página.

“Buenos días, ¡despertad peregrinos!” Con estas palabras ha comenzado este cuarto día de peregrinación. Hemos despertado en el Campo de la Misericordia preparados para escuchar las palabras que el papa Francisco tenía para todos nosotros.

En la Santa Misa, durante la homilía y sirviéndose del evangelio nos ha hablado el Papa de la historia de Zaqueo. Nos explicaba que el publicano tenía tres impedimentos para acercarse a Jesús. El primero era su pequeña estatura aunque no era este solo un problema físico sino de baja autoestima y la consecuencia que esto supone para la fe. El segundo impedimento que tenía Zaqueo era el miedo al que dirán, a la crítica. El Papa nos animaba a no tener miedo a acercarnos y a anunciar el amor de Cristo. En el último impedimento nos hablaba de la vergüenza paralizante, traducida como el miedo a no ser aceptado, el miedo al rechazo. También nos invitaba a no dejarnos llevar por la droga del egoísmo a imitar la memoria fiel de Dios y a custodiar el bien que hemos recibido durante todos estos días de peregrinación.

Ya finalizadas unas Jornadas Mundiales de la Juventud que a muchos nos han parecido un abrir y cerrar de ojos, tocaba volver a poneros en ruta. Tras una larga caminata, acompañados de un sol sofocante sobre nuestras cabezas hemos llegado al fin a nuestro autobús. Sudorosos, cansados pero con gran Paz al saber que a pesar de que ser un cristiano joven en la sociedad actual es nadar contra corriente, no lo hacemos solos, porque formamos parte de un mismo espíritu junto con miles de jóvenes de todo el mundo.

pm116aEl día ha finalizado con nuestra llegada a Chestokova y la visita al santuario de Jasna Gora, un complejo arquitectónico de casi cinco hectáreas donde hemos tenido la oportunidad de postrarnos ante la virgen de Crestokova y pedirle una gracia. Dado el color tan oscuro de la cara y de las manos de Nuestra Señora, el icono ha sido afectuosamente llamada la Madonna Negra y era una imagen profundamente admirada por San Juan Pablo II.

Luego hemos rezado un rosario todos juntos en el santuario, terminando un día muy intenso, pues no puede haber mejor final que poniéndonos en manos de nuestra madre la Virgen.

Rezad por nosotros, hasta mañana.

Esta entrada fue publicada en C. NEOCATECUMENAL, IGLESIA, JMJ y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s