Profesión de votos de José María Ansaldo


El arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares, presidió el pasado sábado la profesión de votos de dos nuevos miembros de la congregación Cooperatores Veritatis de la Madre de Dios, que fue erigida canónicamente en 2011 por el entonces arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, a petición de la Santa Sede. La eucaristía estuvo concelebrada por numerosos sacerdotes y tuvo lugar en la iglesia del Temple de Valencia.

José María Ansaldo Terrés, de 23 años perteneciente a la 4ª comunidad neocatecumenal del nuestra parroquia y Vicente Tomás Martínez Marco, de 25 años y natural de Valencia fueron los jóvenes que dieron tan importante paso. A partir de ahora, los dos comenzarán su etapa de “juniorato” durante seis años, una etapa de formación en la que cursarán la licenciatura en Teología en la Facultad de Teología de Valencia.

A continuación podéis leer la reseña del acto escrita por Jesús Castañeda, perteneciente a la misma comunidad de José María.


Una “pedida de mano” en Valencia.-

IMGP0711 (1)El pasado sábado uno de noviembre día de todos los Santos, esta parroquia fue testigo una vez más, de uno de los frutos de la Iglesia y de la predicación. Asistimos a la “pedida de mano” de uno de nuestros hermanos de la cuarta Comunidad del Camino Neocatecumenal de la parroquia del Corpus Christi, a una vida basada en la humildad, la oración y el amor a Dios por encima de todo.

Vivimos, cómo José María Ansaldo Terrés, nuestro querido “Chema”, decía sí a la voluntad de Dios, decía sí a servirle incondicionalmente. En definitiva, decía sí a la vocación de la vida consagrada a Dios ingresando como novicio en la Congregación de los Cooperatores Veritatis de la Madre de Dios, orden religiosa con sede en Valencia y dedicada a la docencia de niños y jóvenes, según las doctrinas de San José de Calasanz.

El Señor quiso hacernos partícipes de su “pedida de mano” con José María, en la ciudad de Valencia, y en su Iglesia de Santa María del Temple, bajo la ilustre presidencia del Emmo. y Rvdmo. Sr. D. Antonio Cañizares Llovera, Cardenal Arzobispo de Valencia, como invitados privilegiados de tan fantástico evento.

Habíamos visto crecer a Chema en la parroquia, en la fe y como hombre. De actitud siempre inquieta, le vimos emprender y desarrollar muchos proyectos; monitor de gimnasia, de tiempo libre, fotógrafo, e incluso como monitor de clases de teatro, siempre con una actitud orientada a la enseñanza de niños. Noble y con una tremenda inquietud por las “cosas de Dios” no eran pocas las veces que te sorprendía con una cita o referencia a un libro de algún religioso o de la propia Biblia. Sentido del humor y jovialidad siempre le han acompañado junto a humildad y espíritu de servicio del que también ha hecho gala, además de tener siempre una fuerte tendencia hacia lo espiritual.

IMGP0708 copiaPor fin, quiso Dios centrar a José María, y se sirvió de Nuestra Señora La Virgen María para llamarle, mostrándole un novio a su medida. Recuerdo que la primera vez que oímos muchos en la parroquia el nombre de Cooperadores de la Verdad fue de la boca de Chema. Todos nos preguntábamos quiénes eran, y él, con la cara de un enamorado, te contaba quienes eran como quien habla de su amada, como si de su dulzura y hermosura te hablara te describía la función que desarrollan, compaginando la enseñanza a niños y jóvenes con la vida consagrada.

Así, José María se marchó a Carcaixent, donde se retiró a conocer el noviazgo con su amado, iniciando el pre-noviciado con la congregación. Un tiempo, en el que podría encontrarse a solas con el Señor y descubrir su vocación.

Tras un año, nos anunció que quería dar el sí al Señor, que aceptaba su voluntad y que iba a ingresar en la congregación como novicio, invitándonos a ser testigos de su “pedida de mano”.

De este modo nos vimos en Valencia, entusiasmados por encontrarnos con José María en tan incomparable marco, nada menos que una eucaristía presidida por el Arzobispo Cardenal de Valencia. Mucha gente asistió a la celebración, teniendo incluso algunos asistentes que seguirla desde la calle.

Cuando comenzó la celebración y apareció Chema en procesión hacia el altar con la Congregación, su cara lo reflejaba todo, era la misma imagen de la felicidad de quien ha encontrado a su verdadero amor, nos cautivaron la serenidad y alegría que mostraba su rostro.

Tras la solemnidad de la Profesión de los Consejos Evangélicos, fue revestido con la sotana propia de la congregación y le fue entregada la alianza que sella el noviazgo, una alianza, con las iniciales de la congregación y doce estrellas grabadas.

Como toda fiesta importante, y tras el banquete eucarístico, nos tenían preparada otra sorpresa más, un fantástico ágape en el claustro de la facultad de Teología de Valencia, donde por fin, pudimos disfrutar de su compañía.

IMGP0724No hay palabras para describir la felicidad que emanaba su cara. Ni siquiera el aplomo y seriedad que confieren la sotana con la que fue revestido, eran capaz de ocultar la jovialidad de un Chema enamorado de su amado.

Que Dios te bendiga Chema, por habernos concedido la dicha de compartir ese día contigo, de ver cómo en estos tiempos, se puede decir sí a Dios y a su misión siendo extremadamente feliz. Qué gran verdad es aquella que dice que “la cara es el espejo del alma”, pues contemplar la cara de Chema ese día era como contemplar su alma; feliz y dichoso, sin parar de sonreír, abrazarnos y de mostrarnos, cual novia enamorada, el anillo que su amado le había regalado.

Pero como toda fiesta, esta también tenía su fin. Tras las innumerables fotos con Chema, abrazos y risas con él, tuvimos que marcharnos, dejándole que siguiera su camino en la fe junto a su Congregación. Sabiendo que, si su amado quiere, pronto nos reuniremos en la próxima convivencia, donde tendremos tiempo con él para que nos cuente cómo le va en su noviazgo, que como en todo caso, conlleva un duro combate diario, por eso José María al despedirse de nosotros, consciente de la lucha que le espera, nos pidió que rezásemos por él, sabedor de que sólo con la oración se puede vencer en el combate.

Recemos pues por José María y para que volvamos a reunirnos, si Dios quiere, con él en la próxima fiesta en su honor, donde dará el sí definitivo, donde celebrará por fin, su boda con su amado.

Jesús Antonio Castañeda Romero.
Parroquia Corpus Christi – 4ª Comunidad.
Alicante.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta entrada fue publicada en C. NEOCATECUMENAL, IGLESIA, NUEVA EVANGELIZACIÓN y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.