El Sínodo de los Obispos comienza el próximo domingo en Roma para establecer la hoja de ruta de la nueva evangelización


Acordaros en vuestras oraciones de pedir por tan importante acontecimiento.

ROMA/MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) –

La XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos reunirá a partir del próximo domingo y hasta el 27 de octubre en Roma a más de 36 padres sinodales, 45 expertos y 49 auditores, con el objetivo de reflexionar sobre la Nueva Evangelización ante las transformaciones del mundo del siglo XXI. Concretamente, participarán 21 españoles y se abrirá con una Misa presidida por el Papa Benedicto XVI en la que también declarará a San Juan de Ávila Doctor de la Iglesia Universal.

Los tres presidentes delegados del Sínodo serán el arzobispo de Hong Kong (China), el cardenal John Tong Hon; el arzobispo de Guadalajara, (México), el cardenal Francisco Robles Ortega y el arzobispo de Kinshasa (República Democrática del Congo), el cardenal Laurent Monsengwo Pasinya. Por otra parte, el relator general será el arzobispo de Washington, el cardenal Donald William Wuerl, y el secretario especial, el arzobispo de Montpellier, Pierre-Marie Carré.

Benedicto XVI convocó esta asamblea el pasado 24 de octubre de 2010 durante la presentación de las conclusiones de la asamblea especial del Sínodo de los obispos para Oriente Medio. En ese momento, el Papa destacó la urgente necesidad de una “nueva evangelización” en los países de “antigua cristianización” de Oriente y Occidente y, por ello, decidió que el siguiente Sínodo trataría sobre ‘La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana’.

Durante el Sínodo, los obispos reflexionarán sobre La Nueva Evangelización trabajando sobre el documento ‘Instrumentum laboris’ en el que, según indicó el secretario general del Sínodo de los Obispos, monseñor Nikola Eterovic, “no se esconde el problema que la Iglesia está llamada a afrontar”, es decir, el desafío de la nueva evangelización sabiendo que “las transformaciones no sólo se refieren al mundo y a la cultura, sino que también tocan en primera persona a la misma Iglesia, a sus comunidades, a sus acciones y a su identidad”.

El documento se divide en cuatro capítulos: el primero de ellos está dedicado al re-descubrimiento del corazón de la evangelización; el segundo desarrolla una reflexión sobre “las transformaciones que están influenciando el modo de vivir la fe y que inciden en las comunidades cristianas”; el tercero hace un análisis de la liturgia, la catequesis y la caridad; y en el cuarto “se discute sobre los sectores de la acción pastoral específicamente dedicados al anuncio del Evangelio y a la transmisión de la fe”.

El documento, de 119 páginas, resalta que “los hombres tienen necesidad de la esperanza para poder vivir el propio presente” por lo que la nueva evangelización es propuesta “como una medicina para dar alegría y vida, contra cualquier tipo de miedo” y exhorta a afrontarla “con entusiasmo”.

Además, precisa que “el mundo, que busca respuestas a los grandes interrogantes acerca del sentido de la vida y la verdad, podrá vivir con renovada sorpresa la alegría de encontrar testigos del Evangelio que, con la simplicidad y la credibilidad de la propia vida sepan mostrar la fuerza transformadora de la fe cristiana”.

LA FAMILIA ANTE LA CRISIS DE TRANSMISIÓN DE LA FE

Concretamente, en el XII Consejo ordinario de la Secretaría General del Sínodo, los miembros, que analizaban el borrador del ‘Instrumentus Laboris’, destacaron el papel de la familia ante la “infecundidad” de la evangelización actual que, a su juicio, se ve dificultada por un momento histórico “marcado por la crisis de la fe, que es también una crisis de transmisión de la fe misma” y por “ciertas influencias de la cultura de estos días”.

Ante esta situación, subrayaron la “obra insustituible de la familia” donde, según recordaron, la fe es comunicada a los jóvenes, y que “se prolonga en la catequesis desarrollada en las instituciones eclesiales, sobre todo a través de la liturgia con los sacramentos y la homilía, o también dando espacio a las misiones parroquiales, a la piedad popular, a los movimientos y a las comunidades eclesiales”.

El Sínodo coincidirá con el comienzo del Año de la Fe convocado por Benedicto XVI que se inaugurará el 11 de octubre como recuerdo del 50 aniversario de la apertura del Concilio Ecuménico Vaticano II y del 20 aniversario de la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica.

PARTICIPACIÓN ESPAÑOLA

Entre los padres sinodales nombrados por Benedicto XVI, que tendrán voz y voto durante el Sínodo, se encuentra el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach; el prelado de la Prelatura personal del Opus Dei, Javier Echevarría Rodríguez; el presidente de la Fraternidad de Comunión y Liberación, Julián Carrión; y el arzobispo de Guayaquil, Antonio Arregui Yarza. Además, será padre sinodal el cardenal español Antonio Cañizares como miembro nato al ser Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

Asimismo, la Conferencia Episcopal Española, con la aprobación del Papa, nombró a sus propios representantes que serán el arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el cardenal Antonio María Rouco Varela; el arzobispo de Valladolid y vicepresidente de la CEE, monseñor Ricardo Blázquez Pérez; y el obispo de Almería y presidente de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe, monseñor Adolfo González Montes.

También intervendrán tres españoles representantes de los institutos clericales de España: el superior general de los Franciscanos, José Rodríguez Carvallo; el superior general de los misioneros claretianos, Josep María Abella; y el superior general de la Compañía de Jesús, Adolfo Nicolás Pachón.

Igualmente, se encontrarán entre los expertos el profesor ordinario de Teología Dogmática en la Universidad de Navarra, el sacerdote Antonio Aranda Lomeña; el rector magnífico del Pontificio Ateneo San Anselmo, de Roma, el benedictino Juan Javier Flores Arcas; y el profesor de Teología Fundamental y Eclesiología en la Facultad de Teología de Cataluña y profesor de Teología Fundamental en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, el sacerdote Salvador Pié Ninot.

Además, participarán entre los auditores españoles el presidente de la Federación Internacional de las Asociaciones Médicas Católicas, José María Simón Castellví; el iniciador del Camino Neocatecumenal, Francisco José Gómez Argüello Wirtz (Kiko Argüello); el párroco de Santa María de Caná, en Madrid, el sacerdote Jesús Higueras Esteban; la directora general del Instituto Secular ‘Cruzadas de Santa María’, Lydia Jiménez González; y el superior general de los Hermanos Maristas de las Escuelas (Hermanitos de María), Fray Emili Turú Rofes.

Además, el sacerdote José María Gil Tamayo será el encargado de prensa para el grupo de lengua española y el delegado episcopal de Cáritas Española, Vicente Altaba, como teólogo asesor de Cáritas Internationalis.

Esta entrada fue publicada en NUEVA EVANGELIZACIÓN y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.